Home / Belleza / Tratamientos / Ácido Retin-A para tratar el acné

Ácido Retin-A para tratar el acné

Para prevenir el acné, o para los casos de acné en sus inicios, todo lo que se necesita es la dieta. Pero para un tipo de acné leve acompañado de obstrucción de los poros, le sugiero que pida a su médico que le recete ácido retinoico, en otros tiempos llamado ácido de vitamina A y actualmente tretinoin, pero que también se vende bajo nombres tales como Retin A. Como todos estos nombres sólo sirven para confundirle, y el que usted probablemente conoce es el de Retin A, de ahora en adelante lo llamaré sólo así.

Es una buena medicina pero, al igual que otras muchas, no se puede abusar de ella, en cuyo caso hará más mal que bien. No existen reglas fijas sobre la cantidad que se debe emplear, y deberá recurrí, usted a su juicio y sentido común para ajustar su utilización a los principios que le trazamos. En primer lugar, el Retin A no se debe frotar sobre los granos, pues no sirve para eliminar las inflamaciones, sino sólo para acabar con los tapones u obstrucciones.

Acné

Acné

Aplíquelo sobre todas las áreas de granos o en las que, al estirar la piel, pueda ver que hay espinillas y otras imperfecciones. Normalmente será la frente, las mejillas y la barbilla. No lo aplique en las proximidades de los ojos, ni tampoco cerca de la boca o en el pliegue situado entre la nariz y el labio superior, ya que sólo servirá para “quemar” e irritar esas zonas.

El Retin A se vende en forma de crema al 0,1 por 100 ó de loción al 0,05 por 100, y se aplica con la yema del dedo. También se puede obtener disuelto en cuadraditos de gasa con los que frotarse la piel, pero la mayoría de los pacientes lo hacen demasiado vigorosamente, por lo que es más recomendable la solución. No obstante, la gasa puede resultar válida para aquellos que no reaccionan adecuadamente.

Tiene que lograr un ligero sonrojo o enrojecimiento, pero no hasta el punto de que la piel se vuelva agrietada o le duela. Si su cara está dolorida o empieza a pelarse, deje de ponérselo. Espere hasta que se haya curado y empiece a utilizarlo entonces un día sí y otro no.

Si se produce un leve enrojecimiento, que puede palparse más que verse, habrá logrado el punto ideal, por lo que deberá esforzarse en mantenerlo. Si al cabo de la primera semana no experimenta el menor cambio, empiece a utilizarlo a diario. Si le pica y quema cuando se lo pone, no lo utilice mientras tenga la cara húmeda después de afeitarse o lavarse, deje primero que se seque bien.

Si, a pesar de tener la piel perfectamente seca, sigue picando y quemándole la cara, utilice menos jabón del habitual. En caso necesario, limite el uso del jabón a una sola vez al día y muy moderadamente. El Retin A es más importante para usted que el jabón, pero recuerde que, en cualquier caso, siempre le picará un poquito.

Si al cabo de dos o tres semanas no experimenta reacción alguna, frótese el Retin A más vigorosamente y, en caso necesario, hágalo hasta dos veces al día sobre las espinillas rebeldes, pero con cuidado de no pasarse.

Cuando su cara se esté pelando como consecuencia del empleo de Retin A, los rayos del sol le quemarán más fácilmente, por lo que, si va a ir a la playa o a alguna zona fuertemente soleada, no se lo aplique durante unos cuantos días antes.

A su vuelta, espere a que desaparezca algo el bronceado antes de volver a utilizarlo. En la mayoría de los casos, el bronceado contribuye a eliminar los granos, por lo que, justo en ese período, no necesitará el Retin A.

Algunos pacientes se quedan horrorizados al comprobar que, después de un mes de aplicarse Retin A, aún tienen un montón de espinillas tanto negras como blancas. Pero esto se debe a que van saliendo a la superficie, lo que es previsible y positivo, por lo que no debe dejar de utilizarlo por esa razón.

Según van saliendo a la superficie, se ulceran y se vuelven rojizas, por lo que parece como si tuviera más granos e imperfecciones que al principio, pero no se desanime, lo único que ocurre es que van encontrando su salida lo que constituye una señal de mejoría.

Sobre todo, mientras se aplique Retin A. no deje de ver al médico, deberá seguir escrupulosamente los consejos que le dé.

Hay personas que no pueden aplicárselo en absoluto, pues la piel se les volvía roja y escamosa la primera vez que lo utilizaban. Y también hay otros que necesitaban hasta seis semanas para que desapareciese el color rojo de sus caras después de haberlo usado y recuerde que, con el Retin A, no debe emplear ningún otro tipo de preparado.

El Retin A no lava ni elimina los tapones, sino que parece ayudarles a actuar como la queratina normal del fondo de los folículos. Esta queratina está programada para autodestruirse y romperse en fragmentos, de forma que pueda ser arrastrada por el flujo de un sebo fluido y suave. En los casos de acné, la queratina se mantiene dura y se adhiere a las células adyacentes para formar una sólida costra o capa de piel o queratina muerta. El Retin A sirve para romperla, y los aceites líquidos utilizados en su nueva dieta le proporcionarán el sebo fluido y suave que ayuda a expulsarla.

Sea serio y siga todo los consejos de su médico: la dieta, los lavados el Retin A y, en caso necesario los antibióticos. Señale su calendario tres meses por anticipado y compruebe si, al cumplirse ese plazo no ha experimentado una notable mejoría. No hay nada peor que un cutis lleno de granos e imperfecciones..

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*